¿Apps o web móvil?

app o web movil?

A medida que los dispositivos móviles se han ido haciendo más populares, las marcas han empezado a mostrarse más y más interesadas en estar presentes en esos terminales. Y, cuando se habla de marcas, se habla también de quienes producen los contenidos y sirven de escaparate muchas veces a las compañías que están intentando llegar a los consumidores finales. Los medios de comunicación se han lanzado a la conquista de los dispositivos móviles y se han entregado ellos también a la batalla entre las aplicaciones y las webs adaptadas a los dispositivos móviles. ¿Cuál es la mejor manera de llegar al lector, la app o la web?

El debate está lejos de calmarse y las compañías del sector están igualmente lejos de abandonar uno u otro dispositivo. Las firmas de este mercado quieren mantener a los lectores, especialmente si se tiene en cuenta la espantada que están viviendo en otros soportes (como es el caso del papel), y quieren posicionarse en un segmento, el del móvil, en el que las marcas no han dejado de invertir en publicidad y en el que por tanto tendrían un buen caladero en el que pescar.

Los últimos movimientos de las grandes firmas del mercado de los medios de comunicación han demostrado, además, que las posiciones sobre quién será el ganador a la hora de llevarse la atención al lector (web o app) no están todavía muy claras, como demuestra NiemanLab en un breve estudio sobre lo que se hace y lo que podría pasar en este terreno.

Los medios han, de entrada, variado sus posiciones. En un primer momento, se mantuvo una cierta división entre los viejos jugadores y los nuevos en lo que a aplicaciones y a acceso web se refiere. Las cabeceras que llegaban del papel, las firmas de siempre, fueron las que apostaron más por las apps nativas o por la presencia de contenidos a través de app. Fueron ellas las que se convirtieron en las grandes dinamizadoras de la avalancha que hace unos años se vivió de revistas creadas directamente para dispositivos móviles, con las ediciones para iPad como uno de los grandes ejemplos. Aunque, al hilo de esto, habría que recordar que las experiencias no han sido muy buenas: The Daily, la aventura de NewsCorp en el sector (una revista bajo suscripción para iPad que fue lanzada en Estados Unidos y Australia), cerró cuando le faltaba un mes para cumplir dos años porque perdía muchos millones de dólares.

Frente a ellos, los medios de comunicación nacidos directamente online apostaban por el acceso a través de navegador con una versión adaptada al nuevo entorno.

Aunque, en los últimos meses, se han producido ciertos cambios que han hecho que el mercado sea un poco más complejo. Algunas ideas nacidas únicamente para el entorno app, como puede ser Flipboard, han dado el salto a navegador para ampliar cómo pueden usarlas sus consumidores y mejorar así la accesibilidad de los mismos a sus contenidos. Y cabeceras que eran un ejemplo de lo que es acceder vía web móvil han lanzado apps con gran fanfarria. Buzzfeed ha lanzado una app para votar a mascotas que son o no encantadoras.

¿Hay ganador?

¿Quién tiene razón? Como recuerdan en NiemanLab, algunos medios ya han señalado que una estrategia que mezcle a unas y a otras puede ser la mejor manera para llegar a los consumidores y hacerles consumir ese medio. Las apps pueden añadir ciertos puntos a lo que se ofrece. “Estamos emocionados con las apps nativas porque nos permiten ofrecer experiencias profundas que no son siempre posibles en la web”, apunta uno de los directivos de Buzzfeed. “Proveer características como notificaciones, personalización, widgets para la pantalla de inicio, acceso offline o soluciones para wereables puede generar grandes mejoras para la experiencia (de uso)”, añade.

Tanto apps como acceso web tienen sus puntos positivos y sus puntos negativos. La lista de cosas que aportan unas y otras que hacen en el análisis señala diferentes puntos. Si los medios se centran demasiado en las apps, corren el riesgo de quedarse al margen del universo social o de que su mensaje no llegue nunca porque se pierda entre las decenas de apps que tienen cada uno de los usuarios en sus móviles.

Por otra parte, apostar todo a la web móvil hace que se pierdan funcionalidades, como puede ser el caso de las notificaciones push que hacen que las aplicaciones acaben llamando la atención sobre los consumidores. Y, además, apostar por una aplicación permite crear un entorno propio y controlado en el que se pueden conseguir datos sobre los lectores y hacer así que los medios cuenten con lo que todo el mundo va a buscar en el boom de la publicidad móvil (el conocer mejor que nadie a los consumidores).

A todos estos puntos habría que sumar, sin embargo, el papel que las apps están teniendo ahora mismo en la vida cotidiana y la cuestión de que para llamar la atención como app hay que ser mucho más que un refrito. Es decir, sí, las apps son muy populares en el día a día y sí, los consumidores se descargan muchas de ellas en sus dispositivos móviles. Pero para conseguir que los consumidores accedan a ellas y para conseguir que no se conviertan en simplemente basura en las diferentes pantallas del smartphone o de la tableta, los creadores de las mismas tienen que ofrecer una experiencia de uso completamente diferenciada y muy atractiva para que no se pierda en la marea de todo lo que el consumidor tiene en su móvil y deje por tanto de usarla al segundo día.

Los estudios sobre pautas de consumo de los internautas de apps móviles son bastante concluyentes en lo de que, si se quiere conseguir la atención de los consumidores, hay que trabajar duro. Según un estudio de Forrester Research, solo 5 apps concentran el 80% del tiempo que los usuarios móviles dedican a las aplicaciones móviles. Y un estudio del IAB recordaba no hace mucho que solo un 18% de los internautas prefiere acceder a los contenidos a través de app y no vía navegador móvil.

Fuente: puromarketing.com