Innovar es lo único que las empresas no pueden dejar de hacer

innovacion en la empresa

Innovación significa literalmente innovar. Asimismo, en el uso coloquial y general, el concepto se utiliza de manera específica en el sentido de la creación, desarrollo e implementación de nuevas ideas y propuestas. En el sentido estricto, en cambio, se dice que de las ideas solo pueden resultar innovaciones luego de que ellas se implementan como nuevos productos, servicios o procedimientos, que realmente encuentran una aplicación exitosa imponiéndose en el mercado a través de la difusión.

Debido a los continuos cambios de la sociedad, la economía y las diferentes industrias, la proliferación de las empresas está siempre determinada por su nivel de innovación. Dichas innovaciones, son la clave del crecimiento económico y pueden resultar determinantes como factor diferenciador ante la competencia.

En un mercado globalizado y de cambios constantes, no es suficiente con aquello de ser la empresa más longeva o de mayor tamaño y envergadura. En ocasiones, las innovaciones pueden situar modestos negocios en la cúspide empresarial, o convertirlos en una referencia capaz de marcar tendencias.

Un interesante artículo de Juan Carlos Rodríguez Ibarra para el diario elpais.com, el autor deja patente la relevancia e importancia del concepto de la innovación. “Tras una economía basada en los productos, en lo tangible, la nueva se organiza alrededor de los servicios. Cualquier persona, desde cualquier sitio, puede generar riqueza. Y en este nuevo escenario de lo intangible cobra una especial importancia la innovación como motor económico. Una innovación que se alimenta de la creatividad de individuos y colectivos interactuando en red”.

Muy cierto es aquello de que “en el momento en el que vivimos, los cambios no son sólo inevitables, sino que se producen cada vez con más rapidez”. Sin embargo, las empresas no solo deben disponer de la capacidad para adaptarse a tales cambios, sino también de contar con los recursos capaces y la real predisposición de desarrollar tal evolución a través de la innovación.

En otro artículo relacionado, Andrés Toledo, CEO de PuroMarketing, destacaba el Marketing y la Innovación como los ingredientes perfectos para cocinar un negocio exitoso. No obstante, resaltaba el hecho de que para las empresas sin iniciativa y para quienes nunca innovan, el tiempo es el peor enemigo. Entendido de esta manera, “la innovación es el único recurso con el que podemos lograr que nuestra competencia parezca completamente obsoleta”.

La innovación no está concebida para las personas conformistas. Mucho menos para las empresas que quedan ancladas en el tiempo. La innovación queda reservada para quienes se muestran dispuestos a arriesgar y emprender a través de las ideas y los grandes cambios. Sin embargo, el hecho de innovar no se reduce meramente a crear o cosas nuevas, sino a reinventarse, a revolucionar con nuevas ideas realmente útiles que supongan o puedan ofrecer a su vez, mejoras y nuevas ventajas y soluciones, o convertirse en el aspecto diferenciador de cualquier empresa.

De cualquier manera, la innovación puede estar presente en todos los aspectos y ámbitos que engloban un negocio. Desde la forma en que establecemos las relaciones con los clientes, de cómo habilitamos los entornos de trabajo, del uso de la tecnología,  el modo en el que desarrollamos y vendemos productos e incluso en la forma con la que ideamos o desarrollamos cada campaña de marketing y publicidad.  Toda forma de innovar puede determinar y suponer una revolución en las percepciones y logros de nuestro negocio.

La conjunción de la innovación con la creatividad a la hora de renovarse o impulsar nuevas ideas y estrategias, no solo servirá para lograr mejorar nuestra competitividad o ayudar a que nuestro negocio pueda crecer y evolucionar.  La idea no solo es ser mejores, sino también únicos y diferentes. Marcar la diferencia.  Por lo tanto, Innovar es lo único que las empresas no pueden dejar de hacer. Recuérdelo siempre. “Si ha olvidado que innovar es importante, el fracaso tratará de recordártelo”.

Fuente: puromarketing.com